Que se mueran los pobres : Verdad, Bondad y Belleza

viernes, 15 de junio de 2007

Que se mueran los pobres

El club Bilderberg, por decirlo sencillamente, es un selecto grupo que mueve los hilos del mundo. Se reúnen con un único punto en el orden del día: decidir cómo nos van a joder la vida. De las decisiones de unos pocos depende, en gran medida, el futuro de todos. Lo que Orwell profetizaba en su novela futurista 1984 ya es toda una realidad. Es más, posiblemente se quedó corto, pues como bien sabes la realidad suele superar a la ficción. La simple contemplación del homo sappiens es fiel prueba de ello. Y como en este planeta vamos camino de ser siete mil millones de consumidores, los amigos de tan altruista club han decidido que sobramos varios miles de millones. Y todas las papeletas son para quienes no tienen ni Visa ni visado.

Lo creas o no, desde las altísimas esferas existe un plan para reducir drásticamente la población mundial. El objetivo es que dentro de cincuenta años seamos la mitad. Así que habrá que apresurarse para estar en el lado de la raya de los supervivientes. Debido a que el planeta se está quedando sin recursos naturales para abastecer a tanta gente, se las están ingeniando para que media humanidad se muera o la maten. Y qué más da que el mundo sea una carnicería televisada. Nos han acostumbrado a comernos los espaguetis sacados del microondas mientras vemos como un coche bomba ha reventado a cien civiles en Irak. Ése, como tantos otros conflictos bélicos en el mundo, son ideados por el club Bilderberg para ir limpiando la era de los parias de la tierra. Y es que si algo sobran en el mundo son pobres. Por eso en todas las guerras suministran armas a ambos bandos, matando así dos pájaros de un tiro: se multiplica el negocio de la industria armamentística mundial y se va exterminando el lado menos glamuroso del globo.

En estos momentos hay tantas guerras en el mundo, que serían necesarios informativos de tres horas sólo para informar de todas ellas. Sería como ver Salvar al soldado Ryan, pero peor hechos y sin Tom Hanks. Para eso ya me la descargo yo de Internet. Es mucho más edificante saber si Raúl va a poder subirse a la Cibeles o si Mayte Zaldívar fue puta antes que trincona, dónde va a parar. Y es que tanta sangre le pone a uno mal cuerpo, sobre todo después de comer de fiambrera. El mundo se muere a chorros, sí, pero yo ya tengo bastante con aguantar a la cerda de mi jefa y al cerdo del euribor. Si ellos tienen problemas, yo también, y no me quejo tanto.

Existe una campaña perfectamente orquestada para que la pobreza se propague, y así ir haciendo sitio por el intemporal y aséptico sistema de matar de hambre al personal. Así barremos a buena parte de la población mundial, y la tiramos en la papelera de reciclaje de este mundo virtual. Con toda premeditación están acentuando las desigualdades sociales a nivel mundial, hasta tal punto que la clase media, la que da equilibrio al sistema, se ha volatilizado. Ése fue el principio del fin de la patria de la mano de dios y la patada a los pobres. Y si crees que tu Spain is different, lo llevas claro, colega. Sólo te voy a dar tres datos, para que constates que te prefieren pobre:
- Subida bestial de precios tras la entrada en el euro, y de la vivienda mejor no hablamos
- Precarización progresiva e imparable de un mercado laboral mileurista y de despido libre
- Aluvión consentido y fomentado de inmigrantes, que empieza a ser excusa para una reducción drástica de las prestaciones sociales, pues la tarta no da para más

Al final tendremos que acabar comiéndonos las velas, por gentileza del club Bilderberg. Por cierto, ¿te has preguntado alguna vez cómo pudo surgir repentinamente el SIDA?

4 COMENTARIOS:

AiguaMel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, necesitaban personal preparado a mil euros al mes ya lo tienen, para desesperación de todos, ahora todos somos borregos asimilados por la parte baja,.... Pobres, más que pobres...

Un abrazo

Preem Palver dijo...

Estoy de acuerdo contigo con respecto al silencio pactado con las guerras de África. A los "occidentales" no nos interesa que sus habitantes puedan utilizar sus recursos naturales o peor todavía, vendérnoslo por un precio justo. Es más cómodo tenerlos siempre en guerra e ir mangoneando al liderucho de turno.

En cuanto a la reducción de la población mundial sinceramente lo dudo mucho. China debe de estar fuera de la jurisdicción del todopoderoso club Bilderberg, o eso o es que no los consideran humanos.

Por otro lado la pérdida de poder adquisitivo y de derechos sociales que estamos sufriendo prácticamente en todo el mundo es algo completamente natural en un sistema globalizado.

Crisis, todos a apretarnos el cinturón, algunos se hundirán y otros saldrán a flote. Dentro de 30 años volverán las vacas gordas y los niños se hipotecarán con 20 añitos con la cantinela de "la vivienda nunca baja".

mi despertar dijo...

Estoy de acuerdo con vos,Tu escrito GENIAL. te dejo un abrazo argentino desde Miami

Anónimo dijo...

Había oído hablar del club Bilderberg y me parece una desvergüenza total. Sé que hasta Doña Sofía, la propia reina de España, asistió a una de esas reuniones, y después se dedica a ir besando niños por las ONG's de moda. Es todo una pura desvergüenza y un despropósito. TANA