Enanos con un par : Verdad, Bondad y Belleza

miércoles, 25 de abril de 2007

Enanos con un par

Antonio Aguirre, miembro destacado del Foro de Érmua, ha sido imputado por un delito de desórdenes públicos. Los hechos acaecieron el pasado 26 de marzo en Bilbao, cuando el lehendakari Ibarretxe acudía al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Muchos cientos de peneuvistas se concentraron a las puertas del Tribunal para respaldar a su líder. Uno de ellos, presuntamente, propinó una patada en los testículos al señor Aguirre, por la que requirió, presuntamente, atención médica. Ay.

Lo más gracioso de esta historia, si la situación vasca tuviera algo de gracia, sería que mientras el presunto agredido es acusado por el juez de desórdenes públicos, su presunto agresor ha salido totalmente indemne. El supuesto coceador responde al nombre de Alejandro Aramburu Corral, ex-ertzaina y militante del PNV. Casualmente, el atestado policial en que se ha basado su señoría, afirma que no se pudo identificar al agresor. Al tiempo acusa de desórdenes públicos a la media docena de miembros del Foro de Érmua congregados ante la masa nacionalista. El juez arguye que la multitud pro-lehendakari se manifestaba legalmente, mientras que los seis inculpados no tenían derecho a hacerlo.

Desde esta tribuna virtual quiero mostrar mi más sincera adhesión al lehendakari. Imagino el miedo que debió de sentir el señor Ibarretxe tras ver a esos seis españolistas, cometiendo la osadía de echarle en cara la indignidad del nacionalismo vasco. También debió de temer por la integridad física de alguno de los suyos, pues ya sabemos cómo se las gastan los del Foro de Érmua. Por eso supongo que el inquilinio de Ajuria Enea hoy estará más tranquilo, al saber que la Justicia lo ampara ante esos seis osados ciudadanos que conviven diariamente con un escolta a la espalda, acechados por la muerte.

Es intolerable que media docena de personas se atrevan a rechistarles a la cara. Sobre todo porque si a los descarriados chicos de las bombas se les ocurre algún día darles matarile, que no suceda al lado de algún peneuvista, no sea que calculen mal y vayamos a tener un disgusto. Además, la sangre se quita fatal, sobre todo si no tiene el Rh negativo.

Supongo que el presunto agresor exonerado por la Ertzaintza seguirá guardando reposo en su casa. Probablemente todavía le dolerá el pie por culpa de los cojones de Antonio Aguirre. Desde aquí mi más sincero deseo de pronta y total recuperación para el valiente gudari que sufrió el brutal golpe de los testículos del acusado en su euskaldun pie, y de paso también para De Juana. Y ya puestos a ser buena gente, también envío un fuerte abrazo a toda la familia nacionalista vasca, que tiene que sufrir diariamente a esos pocos indeseables que luchan por la libertad y el digno reconocimiento de las víctimas del terrorismo.

Lo que sucedió el pasado 26 de marzo en Bilbao, delante de la Ertzaintza y de muchas cámaras de televisión, no consistió en que un hombre, presuntamente, sufriera una patada en los cojones. No. Lo que verdaderamente ocurrió es que un hombre dio con sus cojones en el pie del pobre y pacífico manifestante nacionalista. Por eso el Gobierno Vasco acusó de provocador al cojonudo Aguirre, solidarizándose con su militante y negándose a condenar la presunta agresión, a ver si nos enteramos en Madrid. Toda esta situación tan delirante, amigo lector, me recuerda un chiste genial que contaba Miguel Gila: “Eran cuatro hombres que estaban dando una soberana paliza a un enano. Un transeúnte ve la escena, y duda entre meterse o no en la pelea. Al final se metió... y entre los cinco casi lo matan”. Claro que hay algunos enanos con un par bien puestos, que se crecen por dignidad ante el raquitismo mental y moral de semejante barbarie ataviada con chapela .

4 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

Espero que, entre esos enanos, se encuentre Federico Jiménez Losantos, recientemente galardonado con el premio Micrófono de Oro del grupo capitaneado por Luis del Olmo. Hablando de enanos, la diferencia de altura entre los dos mencionados es grande pero no así los arrestos. Vaya por delante mi enhorabuena a Jiménez Losantos por su valentía para enfrentarse, cara a caraa gigantes tan descafeinados como Del Olmo, y también a otros más poderosos. Lo mismo le deseo a Antonio Aguirre, víctima como tantos otros, de la justicia impartida por un gobierno incompetente e ineficaz en todas las gestiones que se adjudicó en el momento de arogarse el poder gubernamental del país. Profesor Sibelius

Anónimo dijo...

En mi caso no me enteré mucho del asunto pero, leído aquí, veo abominable todo lo que ocurrió. Que se penalice legalmente a la persona que sufrió la agresión me parece tan aberrante como la condescendencia que el gobierno nacional está teniendo con ETA. Cuando ya estaba prácticamente agonizando, Pazatero que dices tú a menudo, va y los resucita. Para echarlos a todos a los leones. TANA

Anónimo dijo...

A veces hay gente que se merece una buena patada en los coj... no se si sera el caso pero tenia una cara el tipo... el de la patada y al que se la metieron entre pierna y pierna... no sere muy democrata pero...

Vicente dijo...

Buena ironía. Hay quienes creen que la democracia consiste en pegar patadas en los huevos a quienes no comulgan con ruedas de molino ni quieren tratos con los etarras.